23 de Abril de 2019

6 restaurantes de la Cerdanya que no te puedes perder

6 restaurantes de la Cerdanya que no te puedes perder

Disfrutar de la genuina gastronomía de montaña es uno de los alicientes más mencionados por toda la gente que visita la Cerdanya, ya sea por primera vez o de manera habitual. Una cocina pensada a lo largo de generaciones para resistir los fríos y largos inviernos pirenaicos, y que hoy, con la voluntad de innovación de sus cocineros, los visitantes disfrutan y admiran.

La población del valle ha sabido preservar y poner en valor una oferta culinaria y una gama de productos tradicionales que están entre las más apreciadas de los Pirineos, reflejada en la apuesta por platos de Km.0 -como el famoso Trinxat, los quesos y embutidos artesanos o la carne de ternera o caballo-, en la celebración de varios eventos gastronómicos a lo largo del año y en una variedad de restaurantes que van desde los más asequibles hasta los más distinguidos, pasando por establecimientos con una gran relación calidad-precio.

Aquí os proponemos una ruta por algunos de los mejores restaurantes de la Cerdanya.

 

Can Borrell (Meranges)

 

Can Borrell es uno de los nombres más consolidados de la gastronomía ceretana y desde hace décadas satisface los paladares de quienes quieren saborear el gusto genuino de la comarca. Ubicado en medio del pueblo de Meranges, en uno de los valles más auténticos y tranquilos de la Cerdanya, forma parte de un complejo que incluye un acogedor hotel rural, al calor de una chimenea y de una decoración plenamente montañesa.

A la cocina típica catalana se le suman los toques de creatividad de Oliver Verdaguer, chef y propietario de Can Borrell. Arroz de montaña, ensalada con queso de cabra, huevos de codorniz, escudella, pollo de corral, medallones de foie-gras, pies de cerdo o ternera de la Cerdanya son algunos de los consistentes platos que aquí se pueden degustar.

Todo ello, acompañado de una carta de postres con opciones como yogur, tatin y queso de leche cruda de oveja, y de una extensa carta de vinos con cerca de una veintena de D.O.

www.canborrell.com

 

Chalet del Golf (Bolvir)

 

En un complejo que es historia viva del golf en Cataluña (el Real Club de Golf de Cerdanya, fundado en 1929 y pionero en la provincia de Girona), el Hotel Chalet del Golf presenta a aficionados y visitantes una de las ofertas de restauración más variadas y exclusivas de la comarca, con hasta cinco espacios diferenciados.

En la planta principal, el Restaurante Gastronómico permite disfrutar de una de las mejores vistas de la llanura de la Cerdanya y al mismo tiempo de una carta basada en platos de temporada con productos locales, al calor de una gran chimenea y con la opción de comedores privados. Pensando también en grupos o empresas, al lado, el Salón-Club de Fumadores Toscano ofrece una experiencia única, con menús basados ​​también en la cocina autóctona, gracias a una mesa oval capaz de reunir hasta 22 personas, sillas de piel y sofás para tomar una copa después de la comida.

La oferta del Chalet del Golf se completa con el Snack Hoyo 19 (pensado para pasar un buen rato después de jugar a golf, con opción de degustar una raclette los fines de semana), el bar (con excelentes vistas y una completa carta de gintonics, cócteles y aperitivos) y la Terraza Chill Out, para disfrutar de inigualables puestas de sol.

www.chaletdelgolf.com

 

Hotel del Prado (Puigcerdà)

 

Aparte de ser uno de los alojamientos preferidos de Puigcerdà, el Hotel del Prado es también un apreciado restaurante de la capital de la Cerdanya. De hecho, este establecimiento familiar, situado al lado de la antigua aduana y con un cuidado entorno, cuenta con el sello de Hotel Gastronómico, otorgado por la Generalitat de Catalunya. Su equipo culinario da continuidad a la reconocida trayectoria del chef Lluís Dolcet en la apuesta por una cocina tradicional catalana con toques modernos.

La carta del restaurante del Hotel del Prado cuenta con exquisitos platos elaborados con productos de la comarca, incluyendo varias Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas. Queso Puigpedrós, pera de Puigcerdà, alcachofas con foie, huevos ecológicos de Cal Grauet y el imprescindibleTrinxatcon rosta son algunas de las sugerencias que ejemplifican esta vocación.

Todo esto y más, acompañado de originales aperitivos, la mejor carne a la brasa, postres locales, una amplia carta de vinos y licores y también de menús específicos para cada época del año o bien para niños. Además, el Pradoes también un referente en la Cerdanya en comidas para grupos, empresas, familias o asociaciones, gracias a un cuidado, amplio ya la vez acogedor comedor, complementado por sus salones y jardines.

www.hoteldelprado.cat

 

Ca l’Eudald (Alp)

 

Otro de los nombres propios de la cocina ceretana y uno de los preferidos por los amantes de la gastronomía de montaña. Integrado en el pueblo de Alp, Ca l’Eudald no se limita a apostar por la cocina local, sino que trabaja para recuperar platos propios de la comarca, divulgarlos y ofrecerlos de nuevo a vecinos y visitantes.

El restaurante de referencia de Alp destaca por sus guisos, especialmente las carnes típicas de caza, bajo la dirección familiar de los chefs Eudald y Frank Vila Pons. Son famosos sus pies de cerdo, pato, foie, liebre Royal, pan de hígado, cordero ecológico de Ger, ternera, solomillo de buey y la perdiz roja al estilo de la abuela Núria. Sus proveedores son preferentemente productores artesanos y ganaderos de la comarca.

Todo ello, dentro de uno de los hoteles más tradicionales y singulares de la Cerdanya, que respira calidez montañesa en todos sus rincones, precedidos por un agradable jardín y complementados con un salón para grupos. El establecimiento está situado estratégicamente a pocos kilómetros de tres campos de golf, del aeródromo, del túnel del Cadí y de las estaciones de esquí de La Molina y Masella.

www.caleudald.com

 

Esquirol (Llívia)

 

El Hotel y Restaurante Esquirol presenta a los visitantes la que se ha convertido en una de las fachadas más identificativos y cuidadas de Llívia, que invita a entrar en un establecimiento con encanto, tanto para alojarse como para comer.

Esquirol permite disfrutar de un menú a partir de 15 euros, que conjuga algunos de los platos más representativos tanto de la cocina catalana como, específicamente, de la Cerdanya. Permite elegir opciones tales como ensalada con queso de cabra, trinxat, mini bikinis con foie, morcilla, ternera, pies de cerdo, fondue o conejo a la brasa, entre otros. Una oferta que puede cambiar en función de los productos de mercado y de temporada.

Una propuesta que se completa con un postre entre las que destacan la tarta de queso, la crema catalana o el milhojas de nata.

www.hotelesquirol.net

 

Origen - Villa Paulita (Puigcerdà)

 

Sólo en el Restaurante Origen del Hotel Villa Paulita podrá disfrutar de la experiencia única de una comida de calidad con vistas al Lago de Puigcerdà y en un espacio lleno de simbolismo.

El local es el mismo lugar que albergaba años atrás las caballerizas de uno de los edificios más emblemáticos y románticos de la capital de la Cerdanya: una villa señorial novecentista, con más de 100 años de historia, a la que el industrial barcelonés Ramon Volart puso el nombre de su mujer, Paulita Pich, cuando la adquirió en 1920, todavía en los comienzos del veraneo en la comarca.

El restaurante Origen combina tradición y sofisticación en su carta, a cargo del chef José Carlos López. Un maridaje entre la cocina de vanguardia y unos productos típicos que ya han superado la prueba del tiempo y se mantienen vigentes. Platos de caza se combinan con cuidadas elaboraciones y postres creativas, en una de las propuestas más singulares actualmente dentro de la gastronomía hecha en el valle. Y con un entorno literalmente único, dentro de uno de los hoteles más distinguidos de la Cerdanya, que también incluye un Lounge Bar para disfrutar de una copa o un cóctel.

www.villapaulitahotel.com