18 de Mayo de 2021

7 pueblos emblemáticos que visitar en la Cerdanya

7 pueblos emblemáticos que visitar en la Cerdanya

La Cerdanya da mucho de sí. Ya sea para descansar, desconectar, sumergirse en la naturaleza, practicar deporte o conocer la gastronomía y la cultura del lugar. 

 

Necesitarás más de una visita para conocer todo lo que te ofrece la comarca. 

 

Te explicamos 7 lugares emblemáticos de esta comarca que no te puedes perder. 

 

Entra y disfruta:

 

1. Bellver

 

Un pueblo precioso con aire medieval a medio camino entre Puigcerdà y la Seu d’Urgell.

Puedes caminar por las callejones empedrados y casitas de piedra y madera del núcleo antiguo, visitar la iglesia de Santa Maria de Talló, y comprar productos lácteos y cárnicos buenísimos en cualquiera de sus establecimientos. Si prefieres un paseo en plena naturaleza, te harán falta pocos pasos desde el pueblo para disfrutar de unas vistas y un paisaje impresionantes. 

Además, si decides alojarte aquí en tu visita a la Cerdanya, podrás disponer de todos los servicios (farmacia, supermercado, frutería, etc). 

Para disfrutar de Bellver, te recomendamos que te alojes en el Aparthotel Bellver, o un poco más allá, en el Hotel Pla del Pi que está en Prats i Sansor.

 

2. Prullans


Prullans forma parte de la Red de Pueblos con Encanto de la Diputació de Lleida. 

¿Por qué? 

Pues probablemente por sus vistas espectaculares sobre el valle del Segre, con la imponente sierra del Cadí justo enfrente.

Pero es que además, el pueblo es precioso. Puedes visitar la iglesia románica de Sant Esteve del s. XI, o perderte por alguno de los senderos que te llevan a poblaciones cercanas. 

Si quieres conocer este pueblecito de primera mano, puedes alojarte en el Hotel Muntanya de Prullans.

 

3. Alp

 

Un pueblo con una ubicación muy preciada, ya que está muy cerca tanto de la salida del Túnel del Cadí como de las estaciones de esquí de La Molina y Masella (que forman parte del municipio). 

Eso hace que este pueblo sea accesible desde la gran ciudad, y que sus vivitantes puedan aprovechar al máximo su estancia practicando deporte tanto en invierno como en verano.  Puedes pasear por su núcleo antiguo, o disfrutar de la gastronomía de la comarca en sus comercios y restaurantes. Desde Alp, también puedes salir dar largos paseos agradables por el valle, que te llevan a lo largo del Rio Segre. 

Si quieres alojarte aquí, puedes hacerlo en el Hotel Ca l’Eudald, el Hotel Roca, o si te va más disfrutar del deporte en plena naturaleza, en Alp Hotel Masella (a pie de pistas de la estación de esquí La Masella) y en el Hotel Adserà (en la Molina).

 

4. Llívia

 

Llívia es una isla catalana dentro del territorio francés, como consecuencia del tratado de los Pirineos. Un destino genial para relajarte y disfrutar de unas preciosas vistas y momentos de calma. 

Puedes dar una vuelta por sus calles empedradas, visitar la farmacia más antigua de Europa actualmente transformada en museo o pasarte por la Iglesia Mare de Déu dels Angels, que además tiene una fachada de origen renacentista.

También aquí encontrarás la Iulia Lybica, que son diversas excavaciones romanas. 

Para alojarte en Llívia, puedes escoger entre el Aparthortel Les Corts, el Hotel Bernat de So y el Hotel Esquirol.

 

5. Meranges

 

Con sus 1539 m de altitud, es la capital de municipio más alta de Catalunya. Y te da acceso a varias excursiones emblemáticas como el Lago de Malniu (excursión fácil, genial para hacer con criaturas), el circo glaciar de Engorgs o la ascensión al Puigpedrós. 

Si vienes, aprovecha para contemplar sus vistas y disfrutar de los quesos de Meranges. 

Puedes alojarte en Can Borrell.

 

6. Lles de Cerdanya

 

Los amantes del esquí nórdico tienen en Cap del Rec (Lles) y el Fornell (Aransa), instalaciones de primera magnitud para practicar esta modalidad deportiva. Este municipio es atravesado por el río de la Llosa, magnífico para la pesca. Agregados Arànser, Coborriu de la Llosa, Músser, Travesseres y Viliella, típicos pueblos del Pirineo catalán.

Un pueblo de montaña, con fácil acceso a las estaciones de esquí nórdico de Lles y Arànser. En invierno, podrás practicar esta modalidad de esquí, o bien hacer raquetas. Y en verano, las pistas se convierten en preciosas excursiones por medio del bosque para ver animales y contemplar la vegetación. 

A 1 km de Lles, entre los pueblos de Músser y Arànser, puedes visitar un museo al aire libre: Rocaviva, declarado bien cultural de interés local. En un agradable recorrido, podrás descubrir algunas de las más de 600 rocas de granito esculpidas por el artista Climent Olm a lo largo de más de 30 años. 

Para disfrutar de este pueblo y todo lo que te ofrece, puedes alojarte en el Hotel Mirador.

 

7. Puigcerdà

 

Si quieres desconectar en la naturaleza, sin renunciar a la vida social y a las compras, tu opción es Puigcerdà, la capital de la Cerdanya. Un lugar lleno de vida, muy cerca de la frontera con Francia, que te permite disfrutar de paseos por el Parque Shierbeck y el lago de Puigcerdà. O de la ruta literaria de Carlos Ruiz Zafón, ya que la historia del libro “El juego del Ángel” tiene lugar en sus calles. 

Para alojarte aquí, tienes un montón de opciones. Si quieres hacerlo en un hotel emblemático, puedes hacerlo en el Hotel del Prado, el Hotel Puigcerdà, el Hotel del Lago o el Hotel Villa Paulita.

Y si prefieres alojarte en un cámping ubicado cerca de esta población, puedes escoger entre el Càmping Stel y el Càmping Pirineus.